Cómo afecta a procesos y a la documentación empresarial PDF Imprimir Correo electrónico

Si es una empresa que se acoge este nuevo régimen de IVA.

Facturación:

  • En las facturas que se emitan deberán contener el literal: ”Régimen del criterio de caja”.
  • Plazo para expedir factura: máximo día 15 al mes siguiente en que se ha realizado la operación (fecha operación).

Operaciones registrales.

  • Se deben registrar todas las fechas de cobro y pago.
  • Se deben registrar los medios de cobro de las facturas.
  • Posibles afectaciones en los reglamentos de Liquidaciones, Libros Registro y Declaración de Operaciones con Terceras Personas (347).

Tanto para una empresa acogida como a una no acogida.

Nuevos campos en los libros de facturas expedidas/recibidas:

  • Identificación factura acogida al régimen de caja.
  • Fecha cobro / pago (total / parcial).
  • Importe cobrado / pagado.
  • Cuenta bancaria o medio de cobro.
  • Medio del pago.

Criterio de Caja. Recomendaciones

  • Decidir antes de fin de cada año o al principio de la actividad si me acojo (evaluar las dos alternativas).
  • Si adopta el RECC:
    • Realizar la comunicación a la Administración en los términos reglamentarios.
    • Modificar las facturas para mencionar el acogimiento al Criterio de Caja.
    • Registrar correctamente de acuerdo a la normativa las facturas (afectadas vs no afectadas), fechas y medios de cobro y pago (afectadas).
  • Asegurar la adaptación del software de gestión al Criterio de Caja (cálculo correcto de liquidación, modelos informativos y obligaciones formales).
  • Formación y/o asesoramiento.

Conclusión

En operaciones en las que intervengan sujetos pasivos acogidos al Régimen Especial del criterio de caja y otros sujetos pasivos que no lo estén, sólo queda afectado el IVA deducible del sujeto pasivo que no esté acogido al criterio de caja, pues, aun no estando sujeto al mismo, sólo podrá deducir el IVA soportado por operaciones sujetas al criterio de caja cuando proceda al pago total o parcial de las mismas y por tanto, combinará a la vez dos formas de liquidación de IVA diferentes:

  • El de caja, y por tanto, deducción en el momento del pago.
  • El de devengo, y por tanto, deducción en el momento de la recepción de la factura y hasta un máximo de 4 años a partir de la fecha de operación.